PLANTEAMIENTOS AMBIGUOS


PROPUESTAS CONFUSAS QUE EXIMEN A SUS AUTORES DE RESPONSABILIDADES

Como consecuencia a mi anterior escrito, en el que plantee los inconvenientes que traen las decisiones y acciones irreflexivas, por los desastrosos efectos que pueden generar, ahora quiero exponerles sobre otra actitud muy humana, cuando no deseamos asumir responsabilidades sobre nuestras promesas y proyectos.

Después de meses de inestabilidad y zozobra en los mercados mundiales, la Unión Europea pudo concertar y concretar entre sus socios, todas las acciones tendientes a evitar la quiebra del estado griego, bajo unos parámetros muy draconianos que permitirán la reducción del mega déficit de tesorería del país helénico.

Para llegar a este consenso hubo que recurrir a la diplomacia a fondo o a la coacción sutil, lo que precipito la caída de 2 gobiernos de países de la eurozona opuestos a las ayudas.

Y después de haber terminado toda esta compleja negociación, George Papandreu, sorprende al mundo con su propuesta de llamar al pueblo griego a consulta, sobre si aprueban o no lo pactado en Bruselas, en la anterior entrada sugerí, ingenuidad en la postura del primer ministro griego, ahora después de leer a muchos analistas y de tomar cuenta del reversazo al referéndum, comienzo a comprender que este hombre estaba arriesgando la estabilidad económica de Europa y de occidente, para no morir políticamente.

Para ello se valió de Merkel y Sarkozy para así obtener el financiamiento eludiendo la quiebra, y luego asumir otra postura frente a los ciudadanos de su país. Infortunadamente para él y la ciudadanía griega el banco central Europeo anunció que no desembolsaría ni un solo Euro, hasta una fecha posterior al referéndum, llevando a un estado muy crítico a la tesorería de Atenas, que no posee los suficientes recursos para cumplir con los pagos esenciales, como son salarios de militares y funcionarios públicos, además del resto de compromisos inherentes al funcionamiento del estado a  partir de la segunda quincena de noviembre.

Continuando con la revisión de las actuaciones y discursos pocos claros, hay que analizar la actitud de la ministra de educación y del presidente Santos, ante la financiación de la universidad pública.

Es muy manifiesto que con el actual sistema, en años de inflación igual o superior a los incrementos del PIB, las universidades no recibirán aumento alguno para su funcionamiento, lo que no deja de ser una postura confusa, pues está redactado de una manera que aparenta muchos beneficios para la educación pública.

Lo lamentable es que desde 1992 siendo presidente Cesar Gaviria, y ministro de educación Carlos Holmes Trujillo Gracia, se determinó a través de los artículos 86  y 87 de la ley 30 mantener los aportes con el parámetro de la inflación causada, pero como todos lo experimentamos, en el país existen muchos rubros, que sus incrementos exceden los valores de inflación anual determinada por el estado, por ejemplo servicios públicos, los combustibles, telecomunicaciones, servicios bancarios, etc.

Así que pretendiendo compensar este hecho, a partir del 6 año de expedida la ley, los aportes estarían auxiliados por el crecimiento del PIB, en un cálculo sobre este crecimiento del producto interno; pero como sabemos esta variable macroeconómica en algunos años  ha crecido por debajo de la inflación, o con grado igual a ella, solo rememoren el año 2008 en donde el PIB creció el 2.5% y la inflación fue del 7.67% o el 2009 en el  que le PIB creció 0.36% y la inflación fue del 2.0%, ante estos sucesos concretos, la respuesta del gobierno  es evasiva, de ahí lo importante de reclamar una total claridad, en el debate que se está llevando a cabo de cómo resolver en concreto esta medida de financiación  de la universidad pública.

Pero la ambigüedad tiene una cara que también puede ser provechosa, y el ejemplo que aplico, relata como la Internet ha sido un beneficio y una maldición para el sistema bancario.

Beneficiosa, porque ha permitido  a los bancos aumentar sus utilidades, al reemplazar a miles de empleados y de oficinas por las sedes virtuales, que además generan ahorros  en papel, muebles de oficina, mantenimiento de un sinnúmero de terminales electrónicas y seguridad física de estas sedes.

El lado lesivo ha resultado de que el mismo Internet, es el vínculo que ha permitido conocer de primera mano los excesos del sistema financiero, además de ser la herramienta para congregar y unir a millones de personas, para protestar contra las irregularidades, los abusos en el cobro de intereses y servicios.

Gracias a este motivo, el Banco de América, tuvo que suspender su controvertido proyecto de cobrar 5 dólares mensuales por el uso de las tarjetas débito en el pago de compras en almacenes y supermercados.

Estos hechos muestra que el mal uso de la retorica, permite a muchos propasarse en sus actos y aseveraciones, permitiéndoles engañar y atropellar a individuos o a la ciudadanía en general.

De ahí que hay que aprender a reconocer este discurso prometedor, pero carente de soporte, que nos puede dejar muy lastimados moral o económicamente.


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s